Skip to main content

NAB Show 2011: calidad, contenido y nuevos negocios


El show de la NAB en Las Vegas, una vez más, reunió los más diversos aspectos de nuestra convergente industria y demostró que la capacidad de innovación sigue estable y fuerte como en el pasado.

Carlos Eduardo Cortés es coordinador de proyectos de Radio Nederland Training Centre en América Latina. Sus opiniones son personales y no implican necesariamente a dicha institución ni a TV Technology. Resulta evidente que las divergencias conviven de manera forzosa, debido, precisamente, a la propia diversidad de formas de televidencia y consumo que aparecen, se refuerzan, se debilitan y se afectan mutuamente.

A juzgar por los premios STAR y Mario, de TV Technology, la calidad de teledifusión continúa su marcha con base en búsquedas permanentes de excelencia tanto en hardware como en software.

Hay una probada capacidad de la industria para mantener el avance de todas estas novedosas y diversas formas de adquirir y distribuir información, entretenimiento y educación a través del nuevo paisaje multimedial.

Y se trata de propuestas centradas, como corresponde a un período de crisis, en mejorar flujos de trabajo, reducir costos y operar con bajo consumo de energía.

Las tecnologías 3D que se mostraron promisorias del lado de los consumidores durante la convención CES en enero, por ejemplo, repuntaron en la NAB con casos como la cámara For-A VFC—7000 con súper cámara lenta 3D en HD; la camcorder Panasonic AG-3DP1 3D, o la cámara Meduza Systems 4K Digital Stereoscopic 3D.

Los nichos de consumo también se vieron satisfechos con innovaciones como el sistema VOD Publishing de Miranda; el Teleporter Live Video Streaming System de Mushroom Networks, o el servidor de gráficos VidiGo.

Y, por supuesto, la captura de imágenes digitales para la cada vez más convergente zona del cine digital, también relució con productos como los lentes Digital Cine Zoom PL-Mount de Canon, la grúa ZoomCrane de Cineventions o la cámara CineAlta F65 4K de Sony.

Por su parte, la DTV móvil continuó su ruta de afianzamiento profesional, demostrando que si bien existen cantidades inmensas de contenidos de video de cadenas de noticias por cable y estaciones locales, disponibles ahora en aplicaciones gratuitas para dispositivos móviles, tabletas y teléfonos inteligentes, se trata de elementos complementarios con la posibilidad de emitir noticias en vivo, por suscripción.

Las pruebas de campo realizadas a comienzos de 2011 en Washington, D.C., mostraron incluso que el televidente móvil se maneja con otro horario estelar: del mediodía a las 4 de la tarde.

Y en medio de esas tendencias, surgen emprendimientos apoyados por nuevos gigantes como Google: video para la Web. Es decir, pequeños estudios, con bajos presupuestos y repartos modestos, creando un nuevo modelo de negocio: producir directamente para la Web.

No se trata de una casualidad. Quizás usted nunca haya oído hablar de firmas como Machinima, Mahalo, Maker, Next New Networks o Vuguru. Tal vez tampoco sepa que fueron recientemente adquiridas por YouTube (sí, la división de Google cuyo lema es "broadcast yourself").

Con las nuevas lógicas de consumo, y la capacidad de empresas como Netflix y Hulu para satisfacer la demanda de medios en flujo (Streaming Media) a través de televisores conectados a Internet, YouTube ha comenzado a perder terreno en este nicho que fuera su dominio exclusivo hace apenas dos años.

Si bien aún mantiene cifras asombrosas (35 horas de video son cargadas cada minuto; 2.000 millones de videos son vistos globalmente cada día; 36 por ciento de sus usuarios tienen entre 18 y 34 años), el exceso de videos aficionados en YouTube ha comenzado a cobrar su precio, tanto entre cibernautas como entre anunciantes.

El diagnóstico indicó la necesidad de aumentar los contenidos de alta calidad, pues los usuarios tienden a preferir esas producciones una vez que tienen acceso a ellas en Netflix o Hulu.

Por tanto, el paso dado por Google, tras crear su caja Google TV, ha sido adquirir empresas productoras y atraer emprendedores y financistas que van desde personajes anónimos, como "AsKassem", hasta grandes nombres de la industria cinematográfica, como Danny DeVito y Rosario Dawson, protagonistas de la película "Girl Walks Into a Bar", hecha exclusivamente para la Web por Shangri-La Entertainment, con el patrocinio de Lexus.

Mientras tanto, los gigantes que se dividen las porciones del negocio de distribución de contenidos aún no se ponen de acuerdo e ingresan a nuevos campos de batalla.

Durante el NAB Show 2010, salió a la venta el iPad. Desde entonces, se convirtió en un territorio apetecido por tirios y troyanos para ver quién se queda con la mejor tajada de distribución televisiva en la era digital.

En abril de 2011, mientras usted recorría los pasillos del Centro de Convenciones de Las Vegas, los abogados de Time Warner Cable optaron por eliminar una docena de canales de una aplicación para iPad, después que sus colegas de Viacom, Fox Cable Networks, Scripps Networks y Discovery Communications se disponían a demandarlos ante una corte de Manhattan.

Entre tanto, la sesión NAB "Spectrum: The Air We Breathe", demostró que aún se encuentra enrarecido el aire compartido por la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de los Estados Unidos, la NAB, las cadenas y las estaciones locales. Está por verse si podrán ponerse de acuerdo en el precio y el significado de una cesión voluntaria de espectro para mejorar los servicios inalámbricos de industrias competidoras.

Largo camino por delante para los teledifusores.

Envíe sus comentarios sobre Pos-convergencia a: rocampo@nbmedia.com.