Skip to main content

Integración: reto del servicio multiplataforma

Carlos E. Cortés es gerente de Radio Nederland Training Centre - América Latina. Sus opiniones son personales y no implican necesariamente a dicha institución ni a TV Technology.
Los nexos crecientes entre teléfonos inteligentes, redes de banda ancha inalámbrica y servicios de computación en la nube (Internet), sumados a las nuevas posibilidades de conectividad de los televisores digitales, ya muestran las posibilidades ilimitadas de su integración.

Durante el Mundial de Fútbol en Sudáfrica muchos televidentes disfrutaron los frutos de un esfuerzo de información y entretenimiento multiplataforma sin precedentes.

Gol no Celular”, “Nokia Gol”, “Gol Televisión”, “Gol Mobile” fueron algunos de los emprendimientos destinados a personalizar servicios de información futbolística para usuarios de televisión por suscripción y telefonía celular.

Nokia Gol, una aplicación Java con información sobre el calendario y los resultados de torneos de fútbol en Latinoamérica y Europa, tuvo sus primeras versiones en Argentina, desde 2006.

El sistema no ofrece video, sino noticias en texto y acceso a narración de goles en audio con datos actualizados automáticamente, mediante un modelo de negocio basado en ofrecer cierta información en forma gratuita, y ascenso a servicios especializados mediante suscripción.

En España, Gol Televisión, un canal de fútbol por suscripción, ofrece, por menos de US$20 mensuales, la Champions League, la Copa del Rey, la Liga de Segunda y otros partidos internacionales durante las 24 horas, gracias a un decodificador digital o un adaptador con tarjeta insertada en el televisor.

Los usuarios de celulares de Vodafone España pueden acceder a los resúmenes de Gol Televisión mediante un pago extra inferior a US$11 mensuales, o a un paquete que incluye recibir los videos con los goles de su equipo favorito por menos de US$2 por partido.

La promesa de estas opciones es evidente. Además, las cifras de usuarios — con 175 millones de “smartphones” vendidos en 2009 — resultan estimulantes para los emprendedores de estos nuevos servicios en que teledifusores, operadores de TV por suscripción y empresas de telefonía alcanzan acuerdos para integrar servicios entre sus plataformas digitales.

Pero el reto tecnológico es grande, debido a que el número de estándares aumenta en vez de disminuir. ATSC, DVB, ISDB/ SBTVD... ya son comunes en la industria televisiva digital, hoy fragmentada en la región por la inalcanzada aspiración de un estándar hemisférico.

También estábamos acostumbrados a la preponderancia de Windows sobre Mac OS y Linux, en el espacio de las computadoras, por lo cual muchos programadores no se molestaban en salir de la zona de confort de trabajar para el 90 por ciento del mercado.

Sin embargo, la telefonía celular enfrenta un paisaje completamente heterogéneo. Mientras en Estados Unidos prevalecen los sistemas operativos Blackberry OS (42 por ciento), y iPhone OS (25 por ciento), otros jugadores como Symbian, Windows Mobile, PalmWeb OS y Android, convierten el esfuerzo de programación cruzada entre plataformas en una pesadilla.

Como consecuencia, la interacción entre estos sistemas tiende a ser limitada, pues crear versiones para mover aplicaciones entre sistemas operativos requiere reescribir los códigos casi en su totalidad, porque además usan diferentes lenguajes.

Por ejemplo, aplicaciones para iPhone (escritas en Objective o CC++), en las cuales el movimiento de los dedos sobre la pantalla puede seleccionar y ampliar el tamaño de visualización (pinch-and-spread), tienen que ser reescritas en Java para Blackberry, que no dispone de recursos gráficos sofisticados, pues su fortaleza radica en aplicaciones para negocios manejadas con teclado.

¿Y en qué afecta esta dificultad a los teledifusores interesados en servicios móviles? Los nuevos nichos de mercado en la difusión digital mutiplataforma no dependen solo de contenidos diferenciados y reempacados, sino de diversos sistemas competidores para dispositivos intermediarios.

Si usted planea ofrecer goles a sus televidentes móviles, durante el próximo Mundial en Brasil, tendrá que decidir con qué proveedor se asocia, en función de un nicho específico de usuarios vinculado con el tipo de teléfono móvil más usado en ese mercado específico.